Ideales de los Conquistadores

 

Lema

"El amor de Cristo nos constriñe"

El amor de Cristo en nuestros corazones es el secreto del movimiento misionero voluntario. Sin amor habrá solo formalismo y seguro fracaso, con él el éxito es seguro. Ese amor no decepciona y avanza hasta que se cumplan las tareas, hasta resolver los conflictos y haber alcanzado la victoria.

Bajo la Inspiración de este lema, los jóvenes Adventistas y entre ellos los Conquistadores del mundo entero, en armonía con su blanco maravilloso, están avanzando en la conquista de almas para el reino de Dios. EL amor de Cristo en el corazón es el secreto del movimiento misionero de los Conquistadores. Sin amor habrá sólo formalismo y seguro fracaso. Con Cristo, el éxito es seguro, porque en Él esta el amor que nunca decepciona. Ese es el amor que siempre triunfará. Avanza ante cualquier dificultad, hasta que la tarea se haya concluido, el conflicto se haya ganado y se haya alcanzado la victoria que Cristo nos ha asegurado.

 

Blanco

“El mensaje a todo el mundo en esta generación"

"EL MENSAJE" Es aquello que los jóvenes llevarán, la palabra de Dios.

"A TODO EL MUNDO" Es donde los jóvenes llevarán el mensaje.

"EN ESTA GENERACIÓN" Significa cuando llevarán el mensaje de que Dios dio para salvación de las naciones.

El blanco demanda de cada Conquistador un conocimiento amplio del mensaje, no solo como una concepción teórica, sino que también una experiencia; es decir, que lo lleve en el corazón y lo ponga en practica. Nadie puede dar a otros lo que no ha recibido.

Los Conquistadores no solamente deben conocer el mensaje Adventista -saber que Jesús volverá en breve- sino que en sus vidas deben ponerse en evidencia  una experiencia continua de su comunión con el Salvador del mundo.

 

   

Ley

Nota: las palabras, frases y oraciones entre paréntesis son la versión antigua de la ley y que ha sido cambiada por las palabras, frases y oraciones subrayadas.

La ley del conquistador me manda:

1. Observar la devoción matutina
2. Cumplir fielmente con la parte que me corresponde (toca)
3. Cuidar mi cuerpo
4. Tener una conciencia limpia (mirada franca)
5. Ser cortés y obediente
6. Andar con reverencia en la casa de Dios
7. Conservar una canción en el Corazón
8. Ir donde Dios me mande (Trabajar para Dios)


OBSERVAR LA DEVOCIÓN MATUTINA: La devoción matutina es una palabra recibida de Dios y una palabra dirigida a Dios. Así debe empezar el día cada JA. Cada mañana al despertar, leeremos o repetiremos alguna porción de las Escrituras y pensaremos en ella. Y si podemos iremos al aire libre, a estar un rato entre las cosas que Dios creo. Se trata de la Palabra de Dios; porque Dios nos habla por la Biblia y por la naturaleza. Oraremos dándole gracias por sus bendiciones y pidiéndole las cosas que tanto nosotros como los demás necesitamos. Los pasajes que leemos pueden ser lo que la familia estudia en su culto matutino, o alguna porción del año bíblico, o lo señalado para la devoción matutina por el calendario de los 142V. Observaremos la devoción matutina, porque el escuchar a Dios y el hablarle constituyen la mejor manera de mantenerse puro, bondadoso y leal, de ser siervo de Dios y amigo de la humanidad.


CUMPLIR FIELMENTE CON LA PARTE QUE ME TOCA: EL verdadero JA será siempre enérgico y entusiasta. Las personas que siempre se quejan no pueden estar al paso de los JA Misioneros. "Cumplir fielmente con la parte que me toca" significa cumplir nuestro deber en cualquier cosa que nos incumba hacer. Si tenemos Lecciones que estudiar para la escuela, haremos cuanto podamos para aprenderlas bien cada día. Si tenemos que hacer alguna tarea en la casa, la realizaremos sin murmurar y sin escatimar esfuerzos, dejando todo en condición perfecta al terminar. Si nos toca cierta parte en algún juego o deporte, nos dedicaremos de lleno a ello sin jactancia alguna. EL quejarse indica falta de dominio propio. Un buen JA tiene dominio propio. Si perdemos lo haremos sonriendo; si ganamos, alabaremos al bando opuesto. Cuando tengamos una parte en la sociedad de los JA, en la escuela sabática, en la actividad misionera, o en cualquier otra esfera de la iglesia, la desempeñaremos como cristianas y misioneras voluntarios, haciendo con energía lo que nos asignen o cualquier cosa que encontremos para hacer.

No temeremos cumplir nuestro deber, porque Dios está con los valientes, para ayudarles a terminar lo que emprendan. Se puede confiar en que un buen JA Misionero cumplirá con su deber. Estaremos a 1a altura del Trabajo, sea Este el que fuere, y haremos reconocer a todos que un JA es digno de confianza. Cuidaremos nuestro dinero, a fin de tener algo con que trabajar y algo que emplear sabiamente cuando sea necesario. Cuidaremos todo lo que poseamos, y todas las cosas que nos confíen, aprendiendo a ganar, a ahorrar y a usar el dinero y lo que poseamos, porque "cumplir fielmente con la parte que me toca" significa también ser económico y ahorrativo. Un buen Guía JA es ahorrativo. Haremos honradamente nuestra parte aun cuando los otros no Cumplan con la suya. Cuanto menos cumplan los demás la suya, tanto más necesaria es que cumplamos cabalmente la nuestra. Y si cumplimos siempre la parte que nos toca, otros aprenderán a cumplir con la suya.


CUIDAR MI CUERPO: Para ser un verdadero Guía JA se necesita un cuerpo sano. El tener un cuerpo fuerte facilita la tarea de conservar pura La mente. Un cuerpo fuerte puede ser usado para prestar un mejor servicio a Dios. A causa de esta íntima relación que hay entre el cuerpo, la mente y la vida espiritual, consideramos que es nuestro deber hacia el Padre celestial conservar la salud hasta el máximo de nuestra capacidad. Mantendremos fuerte el cuerpo respirando profundamente, haciendo ejercicio, usando el debido régimen alimentaria y la vestimenta apropiada y evitando los venenos del alcohol, el tabaco, el té, el café. el mate y otras bebidas dañinas Estudiaremos fisiología e higiene y aplicaremos este conocimiento. El Guía JA es apto para cualquier servicio.


TENER CONCIENCIA LIMPIA: Se necesita vivir una vida honrada para tener una conciencia limpia. Tener una conciencia limpia significa que no robaremos ni mentiremos ni cometeremos daño alguno. Siempre diremos la verdad, hayamos de sufrir por ello o no. EL sentimiento de satisfacción que proviene de saber que uno ha sido honrado en sus acciones y, palabras tiene más valor que cualquier exención de la penalidad. Aun una mala acción queda parcialmente redimida cuando se dice la verdad acerca de ella. Nos acostumbraremos a decir la verdad en las cosas pequeñas, a fin de poder defender la verdad cuando vengan pruebas mayores. El misionero voluntario es honrado.

Se requiere una vida pura y pensamientos puros para que la mirada sea pura. Recordando que Jesús dijo: "Bienaventurados los de limpio corazón", desecharemos todo pensamiento y trato Impuros. Se necesita una vida altruista pera tener una vida inocente. Procuraremos pensar más en los demás y en sus buenas cualidades y olvidarnos de las nuestras. Alabaremos a los demás en ves de alabarnos a nosotros mismos. El misionero voluntario es abnegado. Nos mantendremos erguidos, con el pecho saliente, la cabeza en posición natural y la mirada franca.


SER CORTES Y OBEDIENTE: Hemos sido puestos en este mundo para ayudar. La cortesía es la manifestación exterior del amor que hay en el corazón. Siempre haremos un saludo bondadoso y estaremos siempre listos para ayudar al extraño, al anciano, al enfermo, al pobre y a los pequeñuelos. Molestar a los menores y más débiles es acto de cobardes. El Guía JA es servicial y cortés. Nadie puede mandar a menos que haya aprendido a obedecer, Tal vez no nos guste siempre, pero aprenderemos a obedecer, sin vacilación ni protesta, a aquellos que tienen derecho a dirigirnos. bebemos honrar a nuestros padres. Respetaremos además a todas las personas mayores.

A fin de poder obedecer, debemos dominarnos a nosotros mismos. Debemos padecer negarnos a satisfacer el apetito, aguantar el hambre y la sed cuando sea necesario, y dominar el genio y todas las pasiones. sobre todo, debemos obedecer a Dios. Para ella, debemos estar siempre aprendiendo lo que él nos ordena, y par su gracia obedecer sus leyes. La obediencia a Dios viene en primer lugar, luego la obediencia a los padres y luego la obediencia a Los maestros y dirigentes. Un buen Guía es obediente.


ANDAR CON REVERENCIA EN LA CASA DE DIOS: Un buen Guía JA es reverente. Dondequiera que esté Dios, andaremos con reverencia adaptando la acción De los pies, las manos y el corazón a la ocasión y al lugar. Dios está en la iglesia o en la capilla, porque ella ha sido dedicada a su servicio. Para ayudarnos a participar del espíritu de devoción, llevaremos la Biblia y el himnario a su reunión. Dios está presente en todas las ocasiones en que cerramos los ojos y Pensamos en él. Dios se ha hecho un templo y un lugar de audiencia en todos los bosques y los campos. Allí podremos gritar y jugar tanto como estudiar y pensar, pero tendremos cuidado de no destruir nada innecesariamente.


CONSERVAR UNA CANCIÓN EN EL CORAZON: EL cantar nos mantendrá felices, y debemos ser felices para hacer felices a otros. Aprenderemos de memoria buenos cantos, y los cantaremos acompañados o a solas. Cuando todo vaya bien, cantaremos porque nos sentiremos con deseos de hacerlo; y cuando las cosas vayan mal, cantaremos hasta que sintamos deseos de hacerlo. Nos acostumbraremos a cantar en alta voz, o suavemente, o sólo en el corazón, dondequiera que estemos y cualquiera que sea la cosa que estemos haciendo. EL Guía JA es alegre.


IR DONDE DIOS ME MANDE: EL único propósito del Guías JA es hacer la obra de Dios. Con el tiempo estará quizá recorriendo a pie el centro del África, o remando contra La corriente del Amazonas, o caminando por los senderos rurales de algún país oriental en dirección a una lejana estación misionera; por el momento tiene que correr detrás de las vacas, bombear agua del pozo, sacar las cenizas del horno de 1a cocina, limpiar las ventanas, lavar la loza e ir a la escuela. Con el tiempo llegará tal vea a predicar el Evangelio, enseñar, o dar estudios bíblicas; pero ahora reparte invitaciones, toma parte en las actividades del grupo de correspondencia o distribuye sistemáticamente publicaciones. Y cada una de estas tareas significa trabajar para Dios.

Puede ayudar a cultivar el jardín del anciano que vive al lado de su casa, y con el tiempo se ocupará tal vez en alimentar a chicos hambrientos; tal vez habrá de vendar ahora el pie lastimado de su hermanito, y con el tiempo llegará a ser un misionero médico en alguna isla pagan tal vez encienda valerosamente el fuego en las mañanas frías ahora, y· con el tiempo llegue a resistir los rigores de la vida misionera entre las cumbres andinas; tal vez limpie ahora los establos de su padre, y con el tiempo limpie el paganismo de las selvas amazónicas o de las mesetas de Afganistán.

Cuantas más cosas prácticas aprendamos a hacer ahora, tantas más serán las que sabremos hacer para ayudar a otros. Los trabajos agrícolas, los oficios, el trabajo de la casa y el atender enfermos, la práctica en los trabajos del campo, del bosque y de los ríos, lagos y mares, son cosas que han de aprender los Guías JA según les sea posible, con el propósito de ser más útiles a otros. Pero cualquier cosa que el Guías JA halle para hacer que alivie la carga o el dolor ajeno, o inspire una canción a alguien, es un trabajo para Dios, e irá a hacerlo.

 

Voto


"Por 1a gracia de Dios, seré puro, bondadoso y leal.

 Guardaré la ley de los Conquistadores.

Seré siervo de Dios y amigo de la humanidad"

 

Descartándose que todo JA y Conquistador noble tiene como norma un código elevado en la vida, se sobreentiende que estudiará y practicará el voto de los Conquistadores. Permitirá que amolde cada aspecto de su vida. Y al fin ese voto se tornará tan real para él, que llegará a ser un voto personificado.


"Por la gracia de Dios", significa que en todos nuestros esfuerzos por cumplir el voto y la ley confiaremos en él, comprendiendo que su fuerza se perfecciona en nuestra debilidad. Cuando repetimos el voto, estamos repitiendo su promesa. "Seré", significa que en el corazón nos hemos propuesto cumplir todas las obligaciones presentadas en el voto y la ley, y que confiamos en que la gracia de Dios nos ayudará a hacerlo. "Puro, bondadoso y leal", y "seré siervo de Dios y amigo de la humanidad", indica claramente lo que propone La ley. Estudiaremos la interpretación de la ley, y nos esforzaremos por vivir de acuerdo con su espíritu.


"POR LA GRACIA DE DIOS" En todos nuestros esfuerzos por cumplir el VOTO y la LEY confiaremos en Dios, ya que solo con su fuerza lograremos alcanzar nuestros ideales.


"SERÉ" En nuestro corazón nos hemos propuesto cumplir todas las obligaciones presentadas en el voto y la ley, y así mismo confiamos en que mediante la gracia de Dios podremos hacerlo.

 

 "PURO, BONDADOSO Y LEAL", y "SERÉ SIERVO DE DIOS Y AMIGO DE LA HUMANIDAD", indican lo que propone la ley, que debemos estudiarla y esforzarnos por vivir de acuerdo al espíritu de Dios.

 

 

Propósito

“Salvar del pecado y guiar en el servicio”

Este es el liderazgo y finalidad verdadera de la organización del Departamento de los JA Misioneros. Este objetivo tan completo como impresionante fue adoptado en ocasión del congreso de la Asociación General de 1928. Para conseguir la salvación de la juventud es necesario que sean puestas en acción todas las posibilidades y oportunidades que la organización de los Guías JA posee. Conservando a la juventud activa en su preparación dará un servicio más eficiente, se la protege del mal. Es menester ponerla en acción en cuanto se halle preparado. De esa manera al estar los jóvenes activamente ocupados en las cosas de Dios, el enemigo no prevalecerá contra ellos.

 

Visitas

Mensajes

Atención: Los campos marcados con * son obligatorios.

Comentarios

Programa de TV

La Biblia en Línea VRV 1960

Radio Adventista